La carta Tradición innovadora

La carta

La propuesta de La Taverna no entiende de etiquetas. En sus primeros años, Toni Simôes se hizo un nombre con sus tapas y platillos creativos, siempre sobre la base de un producto 10. Ahí nacieron clásicos que perviven en la carta, como las emblemáticas patatas bravas, multipremiadas, el canelón de ceps y foie o el micuit con manzana caramelizada y px.

Hoy, el restaurante que nació taberna ofrece alta cocina de producto. Platos tradicionales siempre reinventados con nuevas elaboraciones y combinaciones sorprendentes. Toni Simôes parte de un producto exclusivo y de un plato tradicional para elevarlo a una creación única e intransferible. Su cocina no se parece a la de nadie y ahí podría estar su secreto.

Destacan sus pescados, como su bacalao con berberechos y arroz integral con algas, su ventresca de atún rojo en miso o su canelón de centolla relleno de centolla. Entre los imprescindibles, algunos “mar i muntanya” únicos: vieiras con castañas y pies de cerdo, cochinillo crujiente con langosta, minisepias con cansalada, etc. Y otros delicatessen, como el volcán de calamar sobre crema de remolacha, los berberechos con fugu, las mollejas lacadas o la trufa sorpresa, que parece lo que no es. Todo, con grandes dosis de creatividad y sobre la base de un producto de primera. Y todo elaborado siempre en La Taverna. También los postres, como su ya famoso Choco-Whisky Macallan, y el pan, que se hornea antes de cada servicio.

La carta y el menú degustación de La Taverna están siempre en constante evolución. A las órdenes de la naturaleza y las temporadas y de las ideas creativas de Toni Simôes.